Comience a escribir la BÚSQUEDA POR ENCIMA Y DEVOLUCIÓN DE PRENSA PARA BUSCAR. Presione Esc para cancelar

Nueva York: a un año del maratón que nunca fue

Hace exactamente un año debí correr mi primer maratón, al menos así estaba planeado.

Sin embargo la naturaleza dijo otra cosa: el huracán Sandy golpeó de manera devastadora la ciudad del Nueva York y el maratón se canceló. Estaba claro que ante la desgracia de miles de neoyorquinos que se quedaron sin casa y que en ese momento luchaban por levantar su vecindario, la sola intención de celebrar la tradicional carrera resultaba una agresión más para la comunidad Staten Island, la zona con mayores daños y desde donde se da la salida.

En la planeación de esa carrera decidimos viajar el jueves previo a Nueva York. A pesar de los daños en la ciudad, las autoridades del gobierno local, así como los organizadores del maratón habían confirmado la realización de la prueba de 42 kilómetros por los cinco municipios: Staten Island, Brooklyn, Queens, el Bronx y Manhattan.

La meta
En el 2012 ningún corredor cruzó la meta del maratón de Nueva York

Recuerdo que fuimos a la expo el viernes a media mañana. Recogimos el número y chip, nos tomamos fotos en los murales alusivos a la carrera, recorrimos las tiendas de ropa deportiva, pasamos al área en la que se muestra en video el trayecto de los 42 kilómetros narrado por un especialista. Los asistentes escuchamos atentos.

Salimos de la expo y nos dirigimos a Times Square para dar un paseo. La idea era hacer un pequeño recorrido, tomar el turibús y evitar cansar las piernas con alguna caminata. Entramos a una tienda para comprar algún souvenir y ahí nos llevamos la sorpresa. El presentador del noticiero que sintonizaban a esa hora estaba mandando a corte con la noticia de la cancelación del maratón.

Esperé que pasaran los comerciales con el deseo que hubiera escuchado mal la noticia y que se tratara de un mal entendido. No fue así. La carrera se canceló mientras cargaba mi número de competidor en el brazo, al igual que Vero y otro grupo de tres corredores extranjeros que estaban en la tienda. Todos quedamos en shock.

Independientemente de la cancelación o no del maratón, nosotros habíamos decidido que haríamos el viaje. No obstante, hubiera resultado menos frustrante hacerlo con la seguridad de que el maratón se iba a cancelar.

Una de las situaciones que aligeraron el momento fue el integrarnos a uno de los grupos de corredores poblanos que hicieron el viaje a Nueva York. Vero y yo nos preparamos por nuestra cuenta y entrenamos cuando podíamos, la mayoría de las veces juntos pero no teníamos equipo.

El domingo 4 de noviembre de 2012, al igual que la mayoría de deportistas que llegaron a la ciudad, salimos a las calle a correr. El destino era llegar a Central Park, utilizar la energía y adrenalina que el cuerpo tenía programado consumir esa mañana. Corrimos una vuelta por afuera del parque más famoso de Nueva York antes de entrar a tomar fotos y seguir con la carrera a ritmo del Cielito lindo (ver video).

Encontramos corredores de Australia, Italia, Inglaterra y otros lugares.  La gente salió de sus casa para concentrarse en el parque y ofrecer alguna bebida o golosina a los corredores. Hubo personas que corrieron la distancia del maratón que tenían planeados en su agenda. Yo me quedé con un entrenamiento de poco más de 15 kilómetros y unas semanas después recibí la medalla que nunca debió salir del anaquel.

A un año del maratón de Nueva York que nunca fue, ya tengo en mi récord de corredor dos maratones y estoy a cinco semanas de arrancar el tercero.

Cuando regresamos a Puebla teníamos claro que no volveríamos a Nueva York para el 2013, tardamos en recuperarnos de la decepción del 2012. Hoy, desconozco dónde estaremos a finales del próximo año, lo que es un hecho es que al día de hoy, ya estamos inscritos en el sorteo del maratón de Nueva York del 2 de noviembre del 2014.