De corredores, agresiones y tolerancia