Valparaíso, joyas que encuentras cuando viajas para correr un maratón

La experiencia de conocer lugares nuevos cuando corres un maratón fuera de tu país se extiende más allá de la ciudad que organiza la competencia.

El viaje a Sudamérica para participar en el maratón de Buenos Aires nos llevó a realizar un par de escalas en Chile, lo que nos dio la oportunidad de conocer Santiago, Valparaíso y Viña del mar.

Valparaíso sorprende al visitante por su colorido representado en cada esquina con grafitis y por sus construcciones edificadas en su mayoría, en el cerro o a la orilla de barrancas. En Valparaíso el grafiti se percibe como una forma de expresión libre y creativa.

A lo largo de la ciudad se observan elevadores que los habitantes utilizaban para subir hasta sus casas cuando carecían de algún otro tipo de transporte como camiones, taxis o colectivos (que son un tipo de vehículos pequeños con rutas fijas).

Uno de los elevadores que utilizaba la gente de Valparaíso para llegar a sus casas.
Uno de los elevadores que utilizaba la gente de Valparaíso para llegar a sus casas.

Esta ciudad de alrededor de 300 mil habitantes es la sede del Congreso chileno y se encuentra también la casa museo La Sebastiana, que fue propiedad de Pablo Neruda y quien junto con Gabriela Mistral son los dos premio Nobel de Literatura que tiene este país.

Los contraste son parte de la panorámica de Valparaíso cuando se recorre sus calles. Es fácil observar casas viejas de madera en barrancas que son sostenidas por ramas de árboles, y a un lado, otra vivienda construida con ladrillo, cemento, acero y con acabados modernos.

Estas casas al lado de la barranca son en apariencia viviendas pequeñas de una planta, sin embargo, al entrar a ellas el huésped descubre hasta cinco pisos que van hacia abajo de la pequeña fachada.

En el centro de la ciudad, junto a la Armada de Chile, tanto visitantes como locales pueden elegir entre consumir una bebida en Starbucks o en el negocio local, Café con letras.

El cetro de Valparaíso fue declarado Patrimonio de la humanidad en el 2013 por la Unesco.

Esta ciudad era el principal puerto del Pacífico sur hasta la apertura del canal de Panamá en 1914, por lo que a partir de esa fecha los ingresos de los habitantes de esta ciudad se vieron mermados.

Puerto
El puerto de Valparaíso genera una de las actividades laborales más importantes para los locales.

A diferencia de otros viajes para correr un maratón, decimos que éste lo haríamos con la ayuda de una agencia. Contratamos visitas a algunos puntos de interés en grupo, lo que por una parte permitió contar con un guía durante el recorrido, aunque en algunos casos estuvimos limitados en tiempos y lugares a visitar.

Este tema merece un post propio.

 

Cinco acciones que enriquecen la experiencia del maratón

Cuando se corre un maratón hay experiencias que deben evitarse para no afectar el rendimiento del deportista y hay otras que seguramente complementan la sensación de haber logrado la hazaña de correr 42.195 kilómetros.

De las cosas que se deben evitar escribí hace unas semanas y aquí pueden consultar el texto. Hoy les comparto las cinco acciones que deben considerar cuando decidan correr un maratón.

1. Entrenar a la hora en la que correrás el maratón

La adrenalina de inscribirse a una carrera puede llevarte a pasar por alto la hora del disparo de salida. No es lo mismo entrenar siempre a las 6 de la mañana y que la salida de tu maratón sea a las 10:30 o después del medio día. En mi primer maratón la salida fue a las 15:00 horas, y si bien el clima no afectó mi rendimiento, la ingesta de alimentos durante las horas previas no fue la adecuada y lo sufrí, cuando a las dos horas de haber iniciado me quedé sin energía.

El entrenar por lo menos una vez a la hora que será el maratón podría ayudarte a evitar una sorpresa.

2. Viajar dos días antes del maratón y visitar la Expo lo antes posible

Si el maratón que correrás implica hacer un viaje, prográmalo para llegar a la ciudad dos días antes (viernes) y si la Expo para recoger el número es de dos días, visítala el primero de ellos o lo antes posible para que te desocupes de inmediato y dediques el tiempo a descansar o visitar algún punto turístico de la ciudad que no implique mayor esfuerzo.

Llegar dos días antes a la ciudad en la que correrás te quitará la presión de cualquier imprevisto que pueda surgir y siempre tendrás margen de maniobra. Por otra parte, el recoger el número el primer día te ayudará a recorrer los stands con poca gente alrededor y, en algunos casos, tendrás la suerte de encontrar un bono extra, como me sucedió en el maratón de San Diego, donde me regalaron un pase a los baños VIP la mañana de la carrera, en la compra de unos tenis. Aquí la historia.

3. Buscar correr “Parciales negativos”

Correr la segunda parte del maratón más rápido que la primera se le llama parciales negativos. Cuando eres principiante en el maratón y te plantean la idea de que aceleres tu ritmo de carrera después de cruzar el kilómetro 22, lo más probable es que pienses que te están jugando una mala broma y que eso es algo imposible de lograr. No es así.

A mí me tomó dos maratones lograr los parciales negativos y al hacerlo conseguí la que es, hasta hoy, mi mejor marca en la distancia.

4. Ser un corredor “Con Valor”

El entrenamiento de maratón es más entretenido si al mismo tiempo que se hace buscas una causa a la cual apoyar. El maratón de Monterrey me dio la oportunidad de adoptar una causa y apoyar a una de varias instituciones de beneficencia de la ciudad.

Con actividades como la venta de los kilómetros que correrás, puedes colaborar con una causa noble y al mismo tiempo, crear una meta adicional.

5. Compartir las experiencias

Es sorprendente descubrir gente que tiene las mismas metas que tú o que, como en mi caso, vivieron la decepción de la cancelación del maratón de Nueva York y meses después coincidieron conmigo en otro maratón, a miles de kilómetros de distancia. Eso sólo puede ocurrir si decides compartir tus historias como corredor a través de las redes sociales.

Cuando cruzas la meta de un maratón la adrenalina permanece durante varios días y quizás, de semanas. Aprovecha esa inercia para escribir tu crónica y compartirla a través de un blog, de Twitter, de Facebook o de cualquier otra red social que te ofrezca los recursos que necesitas para contar, a tu estilo, tu experiencia. En cualquier caso será una historia de éxito.

 

Corredores llevan disciplina de la pista a las redes sociales

Cada vez que me inscribo en alguna carrera, por lo general busco la mayor cantidad de información sobre la ciudad a la que iré, el recorrido, lugares para entrenar, atletas locales en redes sociales, blogs que hablen sobre la competencia y cualquier otro tema que tenga que ver con la prueba o la ciudad.

Una de las sorpresas que me he llevado ha sido la gran cantidad de atletas que llevan sus registros y experiencias a través de redes sociales, en particular de blogs. En estas bitácoras, corredores con distintos objetivos entre sí, comparten logros y retos, además de otras aficiones.

runners
El blog Runner’s Rambles ofrece algunas herramientas útiles para corredores.

Una cosa muy distinta es tener una cuenta de Twitter y mandar información de manera esporádica y otra crear un blog y utilizar otras redes sociales, como Youtube, Instagram, Flickr y Facebook para compartir nuevos logros o lanzar nuevas metas.

El primer ejemplo de lo que menciono lo encontré a mediados del año pasado cuando me inscribí al Primer Medio Maratón de San Francisco. Aron es dueña del blog Runner’s Rambles “confesiones de una runaholic”, en el cual describe sus inicios en las carreras de fondo que la han llevado a convertirse en ultramaratonista.

A través de este sitio, el cual registró su primer texto en febrero de 2008, Aron comparte el kilometraje que acumula día a día, los gadgets que recomienda para corredores y las envidiables imágenes de los paisajes que recorre, la mayoría de las veces, en California.

Marathon Living es el blog de Christopher Malenab, once veces maratonista y quien para el 2013 se fijó la meta de correr cinco maratones, los primeros tres en un periodo de 13 semanas. Christopher es embajador del Maratón de San Francisco.

living
Además de su blog Marathon Living, Christopher Malenab utiliza Twitter de manera muy activa.

A través de estos espacios, atletas comparten sus ideales y aprendizajes tanto en el deporte como en la vida diaria, como el día en que @chrismalenab canceló su participación en el Maratón Big Sur International por el nacimiento de su hijo. Fue gracias a esa experiencia que Christopher, según explica, se dio cuenta que más que entrenar para competir, entrena para vivir.

Me he topado también con expresiones que más allá de encontrar coincidencias de corredores, también lo han sido de ciudades visitadas y frustraciones compartidas, como el caso de Stephanie, quien en el 2012 terminó inscrita para correr en Las Vegas, tras prepararse para correr el maratón de Nueva York, el cual se canceló debido al huracán Sandy.

Stephie
Un blog que fue creado para registar el entrenamiento para un maratón en específico: Nueva York 2012.

Stephanie decidió llevar al formato digital las incidencias de su entrenamiento para el maratón de Nueva York 2012 en el blog Trialsandtraining.com, donde rescata de manera atractiva las similitudes de los preparativos de una boda (su boda) con el entrenamiento para correr un maratón. No está demás decir que al igual que el maratón de Nueva York 2012, la boda de Stephanie tuvo que posponerse a causa de un huracán, en esa ocasión fue por Irene.

Además de mejorar mi condición física, entrar en un estricto esquema de alimentación y entrenamiento, entre otras cosas, el correr me ha llevado a conocer historias de personas que tienen metas claras, trabajan para conseguirlas y no tienen empacho en compartirlas, aunque a veces creamos −como Stephanie lo explica− que estas bitácoras de corredores sólo son para quienes escriben y sus familias.