Encontrar el ritmo de carrera sin lesionarte en el intento

Hablé muy pronto.

Este fin de semana cerraré el entrenamiento fuerte de cara al Maratón de San Diego y empiezan dos semanas de descenso para estar en la mejor forma posible el próximo 2 de junio. Para este sábado el programa indica una carrera de tres horas (entre 30 y 32 kilómetros) con lo que sumaré el quinto fin de semana con recorridos de por lo menos 20 kilómetros, entre ellos dos medio maratones.

Auditorio Nacional
Una carrera mañanera en domingo por Paseo de la Reforma, al fondo, el Auditorio Nacional.

El resumen de estos cinco fines de semana queda como sigue: Medio Maratón Zacatecas 2013, entrenamiento de 25 kilómetros en el Parque del Arte, Medio Maratón ESPN, trote de 20 kilómetros en el Parque Bicentenario y este fin de semana el entrenamiento será en la Laguna de San Baltazar. Esta síntesis de carreras -contrario a lo planeado- incluye semanas con dos días de descanso, entrenamiento en bicicleta, elíptica y alberca. Reitero: correr duele.

Antes y después de la carrera en Zacatecas el cuerpo había respondido muy bien y estaba realmente fuerte, los entrenamientos los seguía según el guión y cada vez me sentía mejor. No obstante, en la semana posterior al viaje a Zacatecas el cuerpo empezó a resentir la carga de trabajo. Ese dolor en el pie izquierdo, justo debajo del talón de aquiles, empezó a molestarme. Hablé muy pronto.

Una señal de que el cuerpo está cansado es cuando al terminar una carrera larga las pantorrillas se mueven por sí solas, como si fueran una panza de ocho meses de embarazo y el bebé estuviera moviéndose y pateando en busca de la salida. Esa sensación no es nueva, también la padecí el año pasado cuando entrenaba para Nueva York.

Estas últimas cinco carreras largas han servido para entrenar también el ritmo con el que pretendo correr el maratón. Correr algunas veces en algún parque o en la montaña es muy diferente a inscribirte a una carrera, tomar la salida y recorrer la ruta con cientos de deportistas que buscan mejorar sus marcas o simplemente atletas que toman estas oportunidades como parte de sus entrenamientos y que de alguna manera te obligan a hacer un esfuerzo extra y terminas por mejorar tus tiempos, como me sucedió.

¿Cómo definir cuál es el ritmo al que debes correr un maratón? Hay varias formas, sin embargo, en el lapso de estas cinco semanas encontré un texto del especialista en atletismo Rubén Romero en el que habla acerca de la técnica de “parciales negativos”, la cual se refiere a correr la primera parte del trayecto más lenta que la segunda. Vale la pena consultar el artículo de referencia y detenerse en los detalles de esta estrategia.

La meta no ha cambiado, en tres semanas estaré en la víspera de arrancar el que será mi segundo maratón. Quizá el cuerpo esté cansado y algo dolorido, sin embargo, vienen dos semanas de descenso en la carga de entrenamiento que harán que el trabajo realizado a la fecha haya valido la pena y disfrutar un paseo a pie por las calles de San Diego.

Parque Bicentenario, una convivencia con la naturaleza

Quien disfruta correr al aire libre, convivir con la naturaleza y alejarse por un momento de la ciudad, el Parque Bicentenario, en la ciudad de Puebla, es una alternativa.

Para correr o andar en bici, el Parque Bicentenario es una buena opción.
Para correr o andar en bici, el Parque Bicentenario es una buena opción.

Ubicado a menos de 15 kilómetros del centro de la capital poblana, el Parque Bicentenario ofrece al corredor una pista de 4 mil 6oo metros de longitud con algunas pendientes que lo obligarán a bajar el ritmo del entrenamiento; a lo largo del trayecto, el principal sonido que escuchará el visitante es el que genera el movimiento de las ramas de los árboles y el canto de los pájaros.

El Parque Bicentenario se encuentra en San Francisco Totimehuacán y desde algunas partes es posible observar la Presa de Valsequillo. La pista principal recorre el parque por toda la orilla, sin embargo, existen atajos que brindan la posibilidad de acortar la distancia total de esta reserva natural.

Tuve la oportunidad de visitar este lugar hace una semana (en sábado) y me llamó la atención encontrar sólo a cuatro o cinco corredores, quizá la lejanía y la falta de información precisa sobre cómo llegar a este lugar, sean factores para que poca gente entrene en este sitio.

El corredor encontrará distintas superficies a lo largo de su trote, la mayoría es terracería, no obstante, hay pequeños trayectos –no más de 100 metros– en los que hay cemento o pedazos de loza que se usaron, quizá, para rellenar algunos tramos de difícil acceso.

Al igual que el Paseo Atoyac, el Parque Bicentenario cuenta con área de juego para niños, por lo que es una opción para un día de campo familiar y deportivo, pues un recorrido en bicicleta es otra opción para recorrer el lugar. La entrada es gratuita, previo registro, y quienes llegan en auto podrán estacionarse sin costo alguno.


Ver mapa más grande

El Parque Bicentenario es una alternativa recomendable y atractiva para corredores que vale la pena conocer y ya será cada persona y entrenador quienes decidan cómo aprovechar este sitio en una rutina de entrenamiento.

[box type=”info”] Para llegar al Parque Bicentenario tomar con dirección a Valsequillo o al zoológico Africam Safari, al pasar el centro de San Francisco Totimehuacán, ubicar la calle 5 sur y dar vuelta a la derecha. Recorrer aproximadamente 3 kilómetros hasta encontrar el Parque de lado derecho. [/box]