Correr un maratón y grabar video, las imágenes de Buenos Aires

Los últimos tres maratones que he corrido lo he hecho con una cámara de video en la mano.

La primera vez parecía una obligación llevar para el trayecto de los 42.195 kilómetros una cámara de foto o video, o ambas, pues los paisajes panorámicos de Big Sur, entre las montañas y el océano, lo ameritaba.

Los organizadores de Big Sur sugieren a los corredores olvidarse de intentar mejorar sus tiempos en esta carrera, por lo complicado de la ruta y mejor llevar una cámara para captar la belleza de esta zona californiana. De ahí surgió el post: “En Big Sur el tiempo puede esperar”.

La segunda vez, en Nueva York, arranqué con la cámara luego de grabar algunos detalles en los corrales, previo al escopetazo de salida. Esa vez la idea era capturar aspectos de los primeros 21 kilómetros y luego entregar la cámara y el bastón a alguno de mis familiares que debí encontrar a lo largo del recorrido. Nunca los vi y tuve que llevar la cámara ya sin batería hasta la meta.

El traslado del hotel a Staten Island en ferry, la espera al disparo de salida y ver la cantidad de ropa que los corredores donan en este maratón, quedaron grabados.

En Nueva York y Big Sur llevé, además de la cámara de video Sony Action Cam, el celular para tomar algunas fotos. No recomiendo cargar estos gadgets durante un maratón, pues es complicado llevarlos, cuidarlos y a veces la energía no da para correr, grabar o tomar fotos al mismo tiempo. Yo lo volveré a hacer.

Les dejo algunos aspectos del maratón de Buenos Aires, que en resumen es una competencia de primer nivel (selectivo olímpico para los locales), con un recorrido que lleva al corredor por los principales destinos turísticos y para quien busque mejorar su marca personal, este maratón es ideal para buscarlo.

 

Correr, tomar fotos y grabar video al mismo tiempo

Había corrido algunas competencias de 21 kilómetros con el celular en la mano para tomar fotos del recorrido, especialmente en la Ciudad de México cuando la ruta incluía el Bosque de Chapultepec o la Avenida Reforma; en el medio maratón de Zacatecas también llevé cámara, sin embargo, por primera vez corrí un maratón tanto con el celular (Samsung Galaxy SIII) como con una pequeña cámara de video (Sony Action Cam AS30v).

No encontré algún soporte como para grabar y correr durante casi cuatro horas, por lo que llevé la cámara en la mano cuando la utilicé y a ratos la guardé en mi cinturón.

Corredores llevan disciplina de la pista a las redes sociales

Cada vez que me inscribo en alguna carrera, por lo general busco la mayor cantidad de información sobre la ciudad a la que iré, el recorrido, lugares para entrenar, atletas locales en redes sociales, blogs que hablen sobre la competencia y cualquier otro tema que tenga que ver con la prueba o la ciudad.

Una de las sorpresas que me he llevado ha sido la gran cantidad de atletas que llevan sus registros y experiencias a través de redes sociales, en particular de blogs. En estas bitácoras, corredores con distintos objetivos entre sí, comparten logros y retos, además de otras aficiones.

runners
El blog Runner’s Rambles ofrece algunas herramientas útiles para corredores.

Una cosa muy distinta es tener una cuenta de Twitter y mandar información de manera esporádica y otra crear un blog y utilizar otras redes sociales, como Youtube, Instagram, Flickr y Facebook para compartir nuevos logros o lanzar nuevas metas.

El primer ejemplo de lo que menciono lo encontré a mediados del año pasado cuando me inscribí al Primer Medio Maratón de San Francisco. Aron es dueña del blog Runner’s Rambles “confesiones de una runaholic”, en el cual describe sus inicios en las carreras de fondo que la han llevado a convertirse en ultramaratonista.

A través de este sitio, el cual registró su primer texto en febrero de 2008, Aron comparte el kilometraje que acumula día a día, los gadgets que recomienda para corredores y las envidiables imágenes de los paisajes que recorre, la mayoría de las veces, en California.

Marathon Living es el blog de Christopher Malenab, once veces maratonista y quien para el 2013 se fijó la meta de correr cinco maratones, los primeros tres en un periodo de 13 semanas. Christopher es embajador del Maratón de San Francisco.

living
Además de su blog Marathon Living, Christopher Malenab utiliza Twitter de manera muy activa.

A través de estos espacios, atletas comparten sus ideales y aprendizajes tanto en el deporte como en la vida diaria, como el día en que @chrismalenab canceló su participación en el Maratón Big Sur International por el nacimiento de su hijo. Fue gracias a esa experiencia que Christopher, según explica, se dio cuenta que más que entrenar para competir, entrena para vivir.

Me he topado también con expresiones que más allá de encontrar coincidencias de corredores, también lo han sido de ciudades visitadas y frustraciones compartidas, como el caso de Stephanie, quien en el 2012 terminó inscrita para correr en Las Vegas, tras prepararse para correr el maratón de Nueva York, el cual se canceló debido al huracán Sandy.

Stephie
Un blog que fue creado para registar el entrenamiento para un maratón en específico: Nueva York 2012.

Stephanie decidió llevar al formato digital las incidencias de su entrenamiento para el maratón de Nueva York 2012 en el blog Trialsandtraining.com, donde rescata de manera atractiva las similitudes de los preparativos de una boda (su boda) con el entrenamiento para correr un maratón. No está demás decir que al igual que el maratón de Nueva York 2012, la boda de Stephanie tuvo que posponerse a causa de un huracán, en esa ocasión fue por Irene.

Además de mejorar mi condición física, entrar en un estricto esquema de alimentación y entrenamiento, entre otras cosas, el correr me ha llevado a conocer historias de personas que tienen metas claras, trabajan para conseguirlas y no tienen empacho en compartirlas, aunque a veces creamos −como Stephanie lo explica− que estas bitácoras de corredores sólo son para quienes escriben y sus familias.

Cuarenta segundos del maratón de NY

Escasas tres horas antes de la cancelación del Maratón de Nueva York 2012, los corredores observaban los detalles de la ruta, así como los comentarios del especialista. Personas atentas y concentradas en la charla eran una constante.

Ese viernes 2 de noviembre, alrededor de las 14:00 horas se hizo oficial la cancelación.

Me enteré de la noticia casi en tiempo real, en una tienda de artículos de los Yankees de Nueva York, donde el presentador de un noticiero describía la situación de la gente de Staten Island (condado donde se ubica la salida de la carrera) en la que había personas que habían perdido todas sus pertenencias.

La cancelación de este desfile deportivo era cuestión de tiempo. Entendible… y frustrante.